Site Loader

El 8 de setiembre comenzó la 6° edición de DOBRA Festival Internacional de Cinema Experimental, que se realiza en Rio de Janeiro, que incluye una selección de 44 películas, divididas en 8 programas temáticos, incluye dos curadurías invitadas, la de la crítica francesa Nicole Brenez y la de Desistfilm, a cargo de Mónica Delgado y José Sarmiento.

Esta edición de DOBRA, coordinada por Cristiana Miranda, Lucas Murari y Luiz García, se identificaron como ejes de esta edición, además de temas recurrentes en ediciones anteriores, a la memoria, la investigación en torno al lenguaje, ecología y política, y diálogos sobre la ficción especulativa y la estética doméstica.

A continuación información de algunos programas de esta edición y sobre la curaduría de Desistfilm.

Sobre el programa de desistfilm

La propuesta de Desistfilm en el marco de DOBRA, denominada Políticas para afrontar otra Latinoamérica, reúne el trabajo de ocho artistas y cineastas de México, Chile, Ecuador, Argentina, Colombia y Perú.

Compartimos el texto curatorial que hicimos para esta edición:

¿Qué es lo que resiste en un acto de resistencia? ¿El ojo, la mirada, el verbo, el encuadre, la materialidad del celuloide, la urgencia del digital? A partir de una serie de cortometrajes, donde afloran capas de diverso calibre sobre la identidad confrontada, sobre procesos de decolonización, sobre sentidos comunes que parecen férreos y que hay que combatir; desde el luto, la memoria libre de amnesia, la demanda, el grito y en algunos casos desde la parodia e ironía, estos trabajos van urdiendo una cartografía distinta de lo político, en tiempos en que se derrumban estatuas y surgen teorías de conspiración. ¿Ante qué o quienes es esta resistencia?
Consideramos un elemento fundamental en esta selección resaltar las voces de cineastas y artistas de diversas partes de la región, quienes desde sus sensibilidades abordan diversas esencias de lo “latinoamericano”, categoría en constante movimiento, tensión, entre lo nuevo y viejo, entre lo puro y lo contaminado. ¿Qué es eso que nos hace tan iguales, que nos hace repetir una y otra vez la misma historia? De alguna manera, estos cortometrajes proponen una salida, una muralla de defensa, una luz para la confrontación.
Ver como un acto de resistencia. La relación estética como una manifestación de una inmediatez interna que nos permite descubrir nuevas verdades, que nos permite situarnos en este cosmos. Muchas miradas en paralaje sobre este gran concepto de Latinoamérica, un territorio pulsante, vivo, y que, desde la imagen en movimiento, busca alcanzar una especie de ritual de sanación, pulsión chamánica que invoca al latido intermitente de la fantasmagoría para curar sus heridas.
Como desistfilm, revista online que promueve el cine experimental e independiente en la región desde Lima, Perú, esta muestra patentiza nuestra voluntad por aportar a una nueva cartografía de lo político, como forma, como entrelíneas, como entera creatividad, o como dijera Rancière, no en la denuncia, sino en el montaje, “por la distancia misma que guarda con relación a estas funciones, por el tipo de tiempo y de espacio que establece, por la manera en que divide ese tiempo y puebla ese espacio”, donde vivimos repensando cómo nos vemos y representamos. En tiempos de pandemia y de ecos de solidaridad, esta mirada en conjunto permite, de alguna manera, sanarnos.

XOCHIPILLI de Annalisa D. Quagliata. México, 2018, 1’23’’
LA FUENTE DE AGUA de Irma Cabrera Abanto. Perú, 2019, 3’05’’
LA DETERMINACIÓN DEL DEVENIR de Melissa Aller. Argentina, 2016, 4’
ATAJOS de Daniela Delgado Vitteri. Ecuador, 2019, 18’29’’
A HORA DECISIVA de Azucena Lozana. México-Argentina, 2020, 1’52’’
VER LA CIUDAD EN LLAMAS de Ismael Amaro. Chile, 2018, 11’
SEÑALES DE CONQUISTA: EL LIENZO DE TLAXCALA de Jorge Bordello. México, 2019, 14’20’’
PLATA O PLOMO de Natalia Granados. Colombia, 2019, 4’26’’

Sobre el programa Estéticas domésticas

Según la información del festival, el programa ′′ Estéticas domésticas – confinamiento e invento ′ presenta seis obras que buscan inspiración en los hogares para crear experimentos que dialogan con el momento actual de pandemia. El programador Lucas Murari indica que′′ Es difícil medir el impacto de la pandemia de COVID-19. Se trata de un acontecimiento catastrófico, como pocos antes en la historia de la humanidad. Una de las formas más seguras de evitar la contaminación, hasta el momento, se da por medio del distanciamiento social y el confinamiento en casa. Lamentablemente, este modo de precaución es irregular, ya que no toda la población tiene condiciones materiales para la reclusión. Algunos directores, sin embargo, buscaron en este trágico momento actual una importante fuente de inspiración para la creación de nuevas películas. Son producciones que incorporan sensiblemente la experiencia doméstica. Sin embargo, este tipo de estética – hecha en casa – se relaciona con una amplia tradición de experimentación de lenguajes, que incluye las formas más variadas de expresión. Este programa mezcla obras que manejan la lógica de confinamiento. Algunas películas recurrieron a elementos prosaicos de casas y edificios (puerta, espejo, corredor, ventana); otras, a su vez, a la subversión de materiales de archivo que están directa o indirectamente vinculados a problemas pandémicos. Es importante destacar que no todos los trabajos aquí seleccionados fueron hechos durante la cuarentena, mostrando así la vitalidad de este tipo de creación casera.»

Programa Habitando la Barbarie

Este programa presenta seis obras de provocación que discuten el espacio urbano como objeto de experimentación. Cris Miranda sostiene que ′′ El espacio urbano siempre es desafiante el cine experimental; pasar por él, habitarlo, desenredarlo y, sobre todo, transformarlo son motivaciones presentes en muchos momentos y lugares de su historia. El programa ′′ Habitando la barbarie ′′ atraviesa las ciudades de un mundo asfixiado por la experiencia de la pandemia, vacío, nostálgico, inundado por catástrofes antiguas y actuales. Incluso si se trata de una construcción humana, las ciudades nunca fueron inmunes a las fuerzas de la naturaleza y sus múltiples formas son el resultado de este enfrentamiento que, al menos en el Occidente, fue siempre una experiencia de conflicto y dominación. Belfort Roxo, Berna, Los Ángeles y Río de Janeiro, entre tantas otras ciudades de todo el mundo, son gigantescas máquinas de venir y venir. Espacios absolutamente diversos, donde nos sometemos al mismo trance de la gran ciudad contemporánea, con sus esperanzas, luces, carreteras y estaciones. ′′Barbarie habitante′′ trae un conjunto de películas que pretenden amplificar la experiencia urbana tanto espacial como temporal. Sus gráficos infinitos, sus noches, techos de lata, esquinas y suburbios son telarañas que nos rodean y que aprendemos a habitar. Imaginar y volver a visitar recuerdos para una vida diaria encantadora es un desafío urgente en esta conjunción del miedo y la muerte, y nuestra arma para enfrentarlo es el cine experimental».

Programa El arca y la memoria derramada

Dentro del programa ′′ El arca y la memoria derramada «, VI DOBRA muestra seis películas que experimentan imágenes de archivo en la construcción de una poética sobre la intimidad y los recuerdos. El curador Luiz García indica sobre esta selección que ′′ Aquí, lo que ha pasado regresa con destellos. A veces exigido, urgente, pero quizás mucho más por la necesidad de llenar un vacío, o muchos. El cine tiene la capacidad de grabar y condensar instancias únicas de imágenes en movimiento. Es esta facultad la que hace posible movilizar, gestionar y reorganizar los rastros de la memoria cinematográfica. En este programa, imágenes íntimas, parcialmente conocidas o totalmente anónimas, trabajan como pequeñas piezas brillantes que poco a poco, yuxtapuestas, componen mosaicos. Materiales fragmentados, sueltos, deteriorados, devuelven la suavidad o la dureza de los recuerdos que se amalgaman en sus reintroducciones. Los cineastas, aprovechando las películas familiares, encontraron imágenes o material de archivo, activan nuevos puntos de contacto y vuelven a rastrear las formas de recuperar recuerdos nómadas que pasan a través de ellos. Al mismo tiempo se abre en nosotros la posibilidad de pasar por estos territorios y, de alguna manera, establecer contacto.»

La sexta edición de DOBRA se realiza gracias al apoyo de MAM Rio, como parte de las celebraciones de los 65 años de la Cinemateca de Museo de Arte Moderno de Rio de Janeiro.

Hasta el 27 de septiembre es posible ver los 10 programas seleccionados de forma gratuita y sin necesidad de inscripción en el sitio web www.festivaldobra.com.br.

desistfilm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *