Verengo-Pic05-resize

BAFICI 2016: VERENGO DE VICTOR HUGO SEOANE (SPA)

image

Por Mónica Delgado

En Le Cochon (1970), el cortometraje de Jean Eustache sobre una tradición ya perdida en la zona del Macizo Central en la Francia rural, y que de alguna manera relaciono con una parte de Verengo, hay una intención de carácter etnográfico al registrar la matanza y diseccionamiento de un cerdo. Eustache realiza la descripción de este proceso desde una mirada descarnada, auscultando los gestos y acciones de los granjeros y ganaderos en plena faena, y dándole un peso a la sonoridad de un dialecto que no requiere subtitulado o traducción. En Verengo, que si bien es un documental que aborda el regreso al hogar familiar en el campo de Vigo, y que intenta recuperar algo del espíritu de los recuerdos de infancia, hay una secuencia que remite a la de Eustache, pero en un polo opuesto, donde el fuera de campo, la contención y la reserva logran resumir la apuesta general de Víctor Hugo Seoane.

El arranque de Verengo muestra la reproducción total de una grabación en VHS realizada por el padre del cineasta a inicios de los noventa. En ella se observa a la familia en un almuerzo dominical, y donde las conversaciones, las miradas cómplices y el pedido de un niño que demanda le entreguen la cámara para filmar-el mismo cineasta- retratan una rutina hogareña en tranquilidad. Años más tarde, Víctor Hugo Seoane vuelve a la casa de los abuelos en medio del campo, donde las tomas de los establos, las vacas, bueyes son compartidas con escenas diarias en la vida de los ancianos, cocinando o arreando. Sin embargo, la secuencia de matanza del chancho, que recupera una tradición local, como la procesión de una virgen que Seoane incorpora como parte del paisaje de este lugar lejano de la ciudad, se vuelve la clave de la sensibilidad del film, en una suerte de resistencia a mostrar tal cual una realidad que al final de cuentas se ve sublimada. Seoane se aleja de la mirada antropológica, ya que le interesa restaurar una perspectiva de lo familiar desde otros dispositivos (de la home movie al registro en digital) y desde la nostalgia.

Cuando llega el momento de reunir a la familia, tras 25 años, donde los hijos ya son abuelos y los nietos ya son padres, Seoane afirma su vocación de cineasta, donde incluso un familiar le dice: “de niño pedías a gritos la filmadora y ahora estás allí grabando”. Verengo no solo es una serie de impresiones sobre esta vida en el campo, donde se observa la rutina de los abuelos y sus pequeñas tensiones, sino el reflejo de este cineasta que regresa a corroborar que esos sujetos/objetos de contemplación aún siguen conservando algo primigenio, por eso la sutileza con las que son registrados, al matar al cerdo, al acariciar a las vacas o al amasar el pan.

Competencia Internacional

Dirección, guión, fotografía, edición, sonido, producción: Víctor Hugo Seoane
Producción ejecutiva: Isabel Seoane, Jaione Camborda e Iván Marcos
Compañía productora: Grupo de Creación Vaivén, Esnatu Cinema
Reparto: Avelino Seoane, Josefa Eiró
España, 2015

Baficicine gallegoCompetencia Internacional BAFICIVerengoVictor Hugo Seoane

desistfilm • 20 abril, 2016


Previous Post

Next Post

Deja un comentario

Your email address will not be published / Required fields are marked *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>