719a3edc8af2556778c5ab168920fb33-testroleslelkrol

BERLINALE 2017: ON BODY AND SOUL DE ILDIKÓ ENYEDI (SPA)

Por Aldo Padilla

Los diferentes documentales sobre naturaleza y películas que impliquen caza muestran a los ciervos como seres precavidos y siempre alertas. Una escena típica de su representación los muestra moviendo la cabeza bruscamente al escuchar un tronco o quebrándose ante a un pisada. La gran cantidad de depredadores salvajes o humanos al acecho ha hecho que la evolución transforme a estos ciervos en seres ariscos y desconfiados, siempre temerosos por su vida, lo cual le da un toque autómata y mecánico a estos animales.

La pareja protagonista de On Body and Soul (Maria y Endre) representa perfectamente ese espíritu animal de ciervos, dos seres con un serio problema de interacción emocional, cuidadosos, y desconfiados. Maria es el personaje cuyo retrato es el más desarrollado con situaciones que la muestran como un ser con un edad emocional cercano al de una niña, pero rigurosa y meticulosa en el trabajo, dada la naturaleza de su labor que es el control de calidad. La memoria sobrehumana de Maria se utiliza a manera de broma recurrente, de forma que ella recuerda datos inútiles con una gran exactitud temporal, que en conjunto con su falta de tacto a la hora de tratar con la gente generan un alivio cómico muy bien logrado en el film.

La película se desarrolla en un matadero vacuno que también es protagonista del film. Por la visceralidad con la que se describe el lugar, la directora decide mostrar con mucho detalle todo el proceso de sacrificio de los animales, lo cual forma parte de un discurso inicial respecto a la desensibilización de los personajes y también del espectador al ver escenas tan explícitas. Esta reflexión sale a voz de uno de los personajes, ya que en cierto momento Endre le pregunta a uno de los trabajadores sobre sus sensaciones frente a la naturaleza de su trabajo, a lo cual este plantea que hace tiempo que no siente nada al respecto, que él solo hace su trabajo sin involucrar las emociones. La conclusión de Endre es que alguien tan insensible no puede ser parte de ese trabajo, que el desensibilizarse totalmente nos convierte en autómatas, lo que convierte de por sí al ser en peligroso. En esa conclusión existe una contradicción, ya que Endre y muchos de los seres que lo rodean también tienen serios problemas de empatía, que parecen no detectar.

La relación tiene una evolución gradual durante la película, que alcanza un pico en el momento que ambos descubren que tienen el mismo sueño, en el cual cada uno se ve a sí mismo como un ciervo, encontrándose ambos en un bosque. El acercamiento en la vida real se asemeja al de los sueños, en los cuales los ciervos en el bosque se ven de lejos, se acercan un poco para tomar agua del mismo riachuelo, pasean un poco por el bosque, y en algún momento se buscan a través del gélido paisaje. Posterior a la aceptación del sueño compartido, la relación empieza a desarrollarse tímidamente con la inexperiencia de Maria y un cierto miedo de Endre de comenzar algo nuevo: en este punto el film comienza un ciclo de altibajos en la relación que disminuye el frenético ritmo de la primera parte, donde la sensibilización de los personajes se notaba claramente.

El problema que se ve en el film es la falta de fidelidad del discurso radical inicial. La película deja de lado en algún momento todo el onirismo y excentricidad para tratar de unir a la pareja de manera un tanto forzada, dejando de lado toda la magia inicial, lo cual parece convertir a la propuesta del comienzo en solo una excusa para llegar a ser un filme romántico más, frase que no se merece una película con un inicio tan bien planteado.

Oso de Oro
Competencia oficial
Dirección y guión: Ildikó Enyedi
Director de fotografía: Máté Herbai
Editor: Károly Szalai
Música: Ádám Balázs
Diseño de sonido: Péter Lukács
Sonido: János Kőporosy
Diseño de producción: Imola Láng
Vestuario: Judit Sinkovics
Make-up: Orsolya Petrilla
Casting: Irma Ascher, Zsófia Muhi
Asistente de director: István Kolos
Jefe de producción: Sándor Baló
Productores: Monika Mécs, András Muhi, Ernő Mesterházy
Productor ejecutivo: András Muhi
Hungría, 2017

BerlinaleIndikó EnyediOn body and soulOso de Oro 2017

desistfilm • 27 febrero, 2017


Previous Post

Next Post

Deja un comentario

Your email address will not be published / Required fields are marked *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>